Tradición

Gráfica conceptual, que se apoya en la solvencia del producto y la explota como una realidad, más que como una exageración como recurso.